Etiquetas

, , , ,

Comenzamos nuestra aventura marítima con esta primera entrada dedicada a los Barcos Tortuga coreanos de finales del siglo XVI, también conocidos como Kobukseon o Geobukseon(거북선), y que pueden ser considerados como los primeros acorazados de la Historia. Además, trataremos de dar una visión sobre la polémica existente en relación a la forma que tenían estos navíos.

Sin embargo, antes de empezar de lleno con los datos más técnicos de estos buques, creemos necesario explicar brevemente el contexto histórico en el que surgieron y se movieron dichos barcos tortugas.

La Guerra Imjin: Invasiones japonesas de Corea (1592-1598)

Corría el año 1590 y el daimio Toyotomi Hideyoshi había conseguido unificar todo el Japón. Sin embargo este gran logro no era suficiente para el “gran ministro” japonés, que fijó su mira en el territorio Chino como su próximo objetivo. Para poder llevar a cabo dicha gesta, Hideyoshi planeó utilizar Corea como plataforma para que sus tropas accediesen al territorio chino.

Sin embargo, las negociaciones no llegaron a buen puerto, negándose los coreanos a permitir el paso de los japoneses, lo que dio pie a que Hideyoshi cambiase su plan y ordenase invadir Corea en 1591.

Desembarco japonés en Busán

Desembarco japonés en Busán

El 23 de mayo de 1592 las primeras tropas japonesas desembarcaron en territorio coreano, dando comienzo a un cruento conflicto militar que no se acabaría de resolver hasta 6 años después, y en el que destacaría la figura del almirante Yi Sun Sin.

El Almirante

No se puede hablar de los barcos tortuga sin hacer referencia al hombre que los ideó, y cuya estrategia perfeccionó, convirtiéndolos en la piedra angular de la armada coreana.

Yi Sun Sin nació en 1545 en el seno de una familia humilde. Aplicado en los estudios, el joven Yi aprobó los exámenes de confucionismo e ingreso en el Ejército de Corea. Ascendiendo poco a poco, consiguió llegar al rango de almirante, siendo muy apreciado por sus soldados y los aldeanos de los lugares por donde pasaba.

Preocupado por el estado de la Armada Coreana siempre abogó por mejorarla, llegando a introducir grandes avances tecnológicos, entre ellos el barco tortuga. A pesar de sus grandes logros y sus esfuerzos por proteger Corea, el almirante fue apresado, torturado y degradado por sus superiores.

Almirante Yi Sun Sin

Almirante Yi Sun Sin

Con sus tácticas militares, y el apoyo de los barcos tortuga, nunca perdió ninguna de las 23 batallas en las que participó, e incluso cuando cayó, durante la batalla de Noryang, pidió a un subordinado que le cubriese para que sus hombres no se diesen cuenta de que había muerto.

Actualmente es considerado uno de los mayores héroes de Corea.

Los Barcos tortuga

El almirante Yi Sun Sin, en previsión de una guerra que a su parecer no tardaría en ocurrir, comenzó en 1591 a desarrollar un nuevo tipo de barco, mejorado a partir del tradicional panokseon coreano.

A partir de unos prototipos anteriores del siglo XIV, y que conoció a través de escritos, Yi Sun Sin empezó a construir uno de los barcos más poderosos y singulares de su época.

Recreación de un barco tortuga

Recreación de un barco tortuga

Dicho navío se trataba de una galera, de entre 30 y 35 metros de eslora, y entre 9 y 12 metros de manga. El casco del barco tortuga tenía forma de “U” y se propulsaba mediante 20 remos (10 por cada banda). No obstante, también utilizaban dos velas para aprovechar el viento, siempre que no se encontrase en medio de un combate. Al tratarse de una embarcación de una sola cubierta, remeros y artilleros compartían el espacio y trabajaban codo con codo. Esta tripulación estaba compuesta por 70 remeros y 50 soldados aproximadamente.

Los Geobukseon estaban dotados con aproximadamente 25 cañones (11 piezas por banda, 2 piezas en proa y 1 en popa), aunque este número podía aumentar hasta los 36 cañones. Así mismo, dichas piezas de artillería eran de cuatro clases diferentes, en función de su tamaño y alcance, e iban montadas sobre cureñas de cuatro ruedas, muy parecidas a las que podrían verse en Europa. Estos cañones no sólo servían para disparar bombas, sino que podían utilizarse para lanzar proyectiles incendiarios.

3 tipos de cañones utilizados en los barcos tortuga

3 tipos de cañones utilizados en los barcos tortuga

Pero sin duda alguna, el dato más curioso de estos barcos es la protección con la que contaban. La embarcación, de líneas rectangulares, poseía un techo redondeado (a 2 aguas) acorazado, y que recuerda al caparazón de una tortuga.

Mucho se ha debatido sobre si este revestimiento estaba compuesto por gruesas planchas metálicas destinadas a proteger el navío del fuego de artillería, o de simples planchas ignífugas. Parece ser que esta última es la más aceptada, ya que al realizarse una réplica de un barco tortuga utilizando la primera idea, éste se hundió por el excesivo peso de las planchas.

Por otra parte, en la descripción que el sobrino de Yi Sun Sin hizo sobre estos barcos, se señala que este “techo” contaba también con picas y pinchos metálicos, que sobresalían del mismo, para empalar a los enemigos que intentasen abordar el barco.

Púas de la cubierta del barco tortuga

Púas de la cubierta del barco tortuga

Finalmente, cabe señalar que estas embarcaciones estaban provistas de un espolón con el que embestirían al enemigo. Dichos arietes navales tendrían forma de cabeza de dragón. El impacto de estos espolones pudo llegar a partir el casco de un navío enemigo, como fue el caso del Nibon Maru, barco insignia construido para Hideyoshi y hundido en la batalla de Angolpo, en 1592.

Grabado de un barco tortuga realizado en 1795. British Museum

Grabado de un barco tortuga realizado en 1795. British Museum

En algunas ilustraciones del siglo XVIII, los Geobukseon aparecen con una figura de una cabeza de dragón en la proa y un espolón de máscara plana, el cual nunca llegaría a impactar contra el barco enemigo, sino que lo haría la proa en su totalidad disminuyendo el efecto del choque.

Tanto el almirante Yi, como su sobrino, relatan que los barcos contaban con cañones que disparaban a través de las cabezas de dragón, lo que parece bastante imposible, pues la altura de estas figuras dificultaría bastante dicha acción.

Detalle de la cabeza de dragón de un barco Tortuga

Detalle de la cabeza de dragón de un barco Tortuga

No obstante en el libro “Técnicas Bélicas de la Construcción Naval”, se nos da una visión, en la que : “todo el extremo frontal del barco adoptaba la forma de una cabeza de dragón, con los dos o tres cañones de proa disparando desde troneras entre los dientes distribuidos en la proa.” (Dickie, 2012, p.96).

Sin duda alguna, los barcos tortuga se convirtieron en poderosas armas contra las fuerzas navales japonesas, debido a que su tamaño era menor al de las naves niponas y poseían una mejor maniobrabilidad, sin tener en cuenta su mayor potencia de fuego.

El primero de estos navíos se botó el 27 de marzo de 1592, justo antes de que empezase la invasión japonesa, y se construirían otros cuatro barcos más hasta el final de la contienda, en 1598.

BIBLIOGRAFÍA:

DICKIE, I., DOUGHERTY, M. J., JESTICE, P. J., JÖRGENSEN, C., y RICE, R. S. Técnicas Bélicas de la Guerra Naval. 1190 a. C. – Presente. Madrid: LIBSA, 2000. Pp. 92-101.

– HASKEW, M. E., JÖRGENSEN, C., MCNAB, C., NIDEROST, E., RICE, R. S. Técnicas Bélicas del Mundo Oriental. 1200 – 1860. Equipamiento, Técnicas y Tácticas de Combate. Madrid: LIBSA, 2009. Pp: 237-245.

GODINO CUETO, I. I Sun Sin y el barco tortuga coreano. ¿Primer acorazado de la historia?. Historia 2.0 [Blog]. 13 de octubre de 2015 [Consulta: 01/11/2015]. Disponible en: http://historiadospuntocero.com/i-sun-sin-y-el-barco-tortuga-coreano-primer-buque-acorazado-de-la-historia/ 

– Diego E. Gualda. Kobukson: El barco tortuga. Nuestromar.org [Blog]. 19 de marzo de 2008 [Consulta: 01/11/2015]. Disponible en: http://www.nuestromar.org/noticias/mar_calmo_04_2008_kobukson_el_barco_tortuga_15485

Anuncios